Entradas

SIN ALAS (capitulo 2 - primera parte)

Me desperté por la mañana al día siguiente y Akira no estaba en la habitación.
Noté la espalda dolorida, había dormido boca abajo por lo de las alas, aunque hubiera pasado un tiempo de aquello me seguía doliendo de vez en cuando.
Cuando me levanté, me vestí. Escogí una camiseta de tirantes y unos pantalones cortos, todavía era septiembre y hacía bastante calor.


De repente Akira abrió la puerta, pero venía seguida de alguien.



-Buenos días Adi – dijo ella en tono seco.
-Hola ¿Quién te esta acompañando? –le pregunté fijándome en la señora mayor que estaba detrás de Akira.
-Esta vieja bruja quiere que venga otra persona a la habitación –dijo Akirabruscamente.
-Perdone señorita Delia, no tiene derecho a faltarme el respeto, no hay peros que valgan, a las doce vendrán a poner otra cama y otro escritorio para vuestra nueva compañera –dijo esa señora y se fue de la habitación dando un portazo.





Yo miré a Akira con una pequeña sonrisa.



-…

Notas del diablo (capitulo 1)

Martes 3 de septiembre 2020





Me llamo Dorcas y este es mi diario. La verdad es que nunca he escrito un diario y no sé muy bien que decir, supongo que tendré que contar algo sobre mí.

Mi nombre completo es Doroteha, pero nunca me gustó y me inventé Dorcas así me llama todo el mundo. Tengo 14 años, mi pelo es castaño oscuro y ondulado, mis ojos son de color verde claro y mi piel es blanca.



No tengo hermanos vivo con mi madre en un chalet alejado de los pueblos. Me llevo bien con ella, muchas veces vemos pelis juntas.



Voy al instituto Miguel de Cervantes en el pueblo Niebla, el mas cercano. Estoy en tercero de la ESO. No soy lo que digamos "popular", más bien paso desapercibida. Mi mejor amiga se llama Wendelyn. Es una chica alta y pelirroja, tiene los ojos gris claro y casi siempre está sonriendo. Somos muy buenas amigas y siempre estamos a nuestro rollo, pasando de los demás.




Mis aficiones son muy sencillas, me encanta leer libros de fantasía y escuchar música. Me gusta el po…

SIN ALAS (capitulo 1 - cuarta parte)

Me levanté de golpe y me arrepentí cuando noté el tirón que me dio en la espalda.

-Eres una bruta, estate quieta o no se te curarán las heridas – dijo Akira corriendo hacia mí.
-¿Cómo he acabado aquí? – pregunté desconcertada
-Te trajo Jake y sus amigos, te dejaron caer delante del director y se fueron. Todos fuimos corriendo y la enfermera te vendó. Luego buscaron a Jake, Emma y a Héctor y ellos les explicaron todo, tu hermano Dani… dijo sin terminar la frase.
-Lo sé ¿Cuánto llevo durmiendo? – pregunté con la mirada baja.
-Tres semanas, después de unos días de tu regreso vino una patrulla de ángeles a pedir explicaciones y se montó un gran barullo, mandaron a Jake, Emma y Hector al submundo, luego volvieron con algunas cicatrices, creo que les castigó el mismo Lucifer – contestó ella con un tono neutral.




Las dos nos callamos y no volvimos a mencionar el tema en lo que quedó de trimestre. Lo que quedó de curso no hablé con nadie y todos los días iba al gimnasio del centro para practica…

SIN ALAS (Capítulo 1 - tercera parte)

A mitad del primer trimestre, cuando Dani y yo nos dirigíamos a clase de historia, caminando por el pasillo,me choqué con alguien, entonces me di la vuelta para decirle algo, pero se fue corriendo. Me di cuenta de que me había quitado mi medallón con el símbolo de mi familia. Dani y yo le seguimos y llegamos a una zona del internado donde no había nadie.
Encontré mi medallón en el suelo, pero no había nadie salvo mi hermano. Cogí el medallón y me levanté, en ese momento algo me golpeó y me caí al suelo. A toda prisa miré de donde había venido el golpe y me di cuenta de que me había chocado con Dani que estaba peleando con Jake. Me levanté corriendo para ayudarle, pero algo me agarró del ala derecha y pegué un grito. Entonces noté un pinchazo y luego empecé a ver todo borroso. Dani se distrajo al mirarme y Jake lo tiró al suelo. Entonces me caí pero algo me cogió y oí una voz que decía “buenas noches pajarito” y en un segundo todo se volvió negro. Me desperté cuando noté algo caliente en m…

SIN ALAS (Capítulo 1 - segunda parte)

La primera clase que nos tocaba era Lengua. Allí le presenté a mi hermano Dani, que venía con su compañero de habitación, Adrian. Éste era un Urium, esa raza era de guerreros, eran como humanos pero más fuertes, más ágiles, más rápidos y con mejor visión. Esa raza era mezcla de Cambiaformas y Demonio.

Los primeros años fue divertido, las clases fueron bien y me divertía mucho con Akira, con Dani y con Adri.
Todos nos lo pasábamos genial e íbamos a muchas fiestas juntos. Por desgracia también me enteré de quien era Jake y vi como imponía sus leyes sin que nadie se negara.

Hasta que yo me encontré de frente con él y todo cambió repentinamente.

En tercero de ESO, el primer día de clase, Dani, Akira, Adri y yo estábamos sentados en una mesa en el comedor hablando, nos entró hambre y fuimos a pedir a la barra.

Estábamos riéndonos de un chiste que había contado Adri y de pronto oímos una voz grave y nos dimos la vuelta.
- ¡Quitaos de en medio piojos! – dijo Jake con una mirada de odio.


Mi herma…

SIN ALAS (Capítulo 1 - primera parte)

Ya estábamos volando hacia el internado García Lorca. Allí empezaríamos el nuevo curso escolar mi hermano Daniel y yo, Adelina.
Los dos recorríamos el cielo nocturno de la provincia de Zaragoza, batíamos nuestras alas con mucha fuerza y, en efecto, éramos ángeles.
Veníamos de una dimensión distinta a la de los humanos, nos habían mandado a la tierra para observarlos. Era una cosa muy común que se hacía en nuestra cultura, nos internábamos en su dimensión y nos mezclábamos con ellos.
Podíamos reconocer a otros ángeles u otros seres mágicos, incluyendo los del submundo. Mi hermano y yo fuimos solo a observar, porque nos pareció interesante venir a esta dimensión. Nos habían apuntado a un internado de estancia completa, eso significaba que nos quedaríamos allí a vivir, hasta que decidiéramos regresar.
Dani y yo éramos mellizos, pero completamente distintos: él era rubio y tenía los ojos verdes, en cambio yo tenía el perlo negro y los ojos marrones. Una gran diferencia que teníamos era q…